Quimera en las estrellas : Un recorrido por el cielo de Salamanca

Desde tiempos antiguos, la humanidad se ha maravillado con el cielo nocturno debido a los astros que habitan en él, originando preguntas a las cuales les daban una explicación de acuerdo con su cosmovisión. Es así, que a lo largo de la historia, la bóveda celeste ha sido inspiración para un sinfín de expresiones artísticas, que abarcan tanto la poesía, el teatro, la danza, la música, y la pintura, teniendo como resultado, obras maestras como el álbum The Dark Side of the Moon (El lado oscuro de la Luna) de la banda británica Pink Floyd, o La noche estrellada, del ya conocido pintor Vincent Van Gogh.



 


El cielo de Salamanca en Patio de Escuelas Menores

Sin embargo, en esta ocasión hablemos de “El Cielo de Salamanca” (1480-1493 d.C.) Una pintura mural atribuida a Fernando Gallego, que formó parte de la decoración de la bóveda de la Antigua Biblioteca de la Universidad de Salamanca, España. Esta creación representa el vestigio de todo el conocimiento que se tenía sobre los cuerpos celestes hasta ese momento en aquella ciudad, la cual fue usada para la enseñanza de la astrología y astronomía para el estudio salmantino.





Cabe mencionar, que el mural permaneció por mucho tiempo oculto, hasta que en el siglo XX, en los años 50s fue redescubierto, y sólo una tercera parte de la pieza original pudo ser restaurada y abierta al público en el Museo de la Universidad de Salamanca, (patio de Escuelas Menores). Es así, que dicha obra de Gallego ha sido muy importante para la Ciudad de Salamanca, siendo un gran atractivo de interés, tanto así, que esta sirvió de inspiración para el logotipo cuando Salamanca fue declarada Ciudad Europea de la Cultura 2002. (Ttulo conferido por el Consejo y el Parlamento Europeo a una o dos ciudades europeas durante un año, en el cual, dicho país puede mostrar su desarrollo y vida cultural).


Ahora bien, lo que podemos apreciar de la pieza original son 4 cabezas que asemejan los vientos y representan los 4 puntos cardinales: Norte, Sur, Este, Oeste; las Constelaciones zodiacales, (llamadas así porque durante una fecha en específico son bañadas por los rayos del sol): Leo, Libra, Virgo, Géminis, Escorpio, Ofiuco y Sagitario; algunas constelaciones australes y boreales: Hidra, Centauro, Boyero, Hércules; y por último el Sol y Mercurio.


Es así, desde su redescubrimiento se ha tratado de descifrar la fecha de configuración planetaria que aparece en el mural, y se ha llegado a la conclusión de que es una interpretación del cielo que se presenció en Salamanca durante una noche de agosto de 1475, el mismo que se observó en septiembre de 1881 y que después de 141 años, del 22 al 25 de agosto del 2022, podrá verse de nuevo la misma disposición de astros que plasmó Fernando Gallego en la misma ciudad, algo que no ocurrirá de nuevo, hasta el año 2060.


Además de lo ya mencionado, dicha obra pictórica alberga detalles sumamente interesantes, ya que el cielo además de servir como vestigio de aquello que conocemos del cielo nocturno y establecer límites en la bóveda celeste, nos cuenta historias a través de los planetas, estrellas y constelaciones. Dichos relatos se van interconectando unos con otros y reflejan la cosmovisión del Mundo Antiguo, las cuales albergan a seres fantásticos, valientes héroes y criaturas imponentes.



Constelación de Leo

Por ejemplo, en el mural El cielo de Salamanca, podemos ver a Leo (conformada por 9 estrellas, la más brillante llamada Regulus), una constelación que a mediados de agosto e inicios de septiembre es “bañada” por la luz solar, es decir, que el Sol sale por dicha constelación. Así mismo, representa la melena de un león, y nos cuenta la historia del León de Nemea, una criatura impresionante e implacable, con una piel tan dura que ningún arma podría atravesarla, pero que el ingenioso Hércules logró vencer al ahorcarlo con sus propias manos.


No obstante, nuestro león tiene muchas más historias que contarnos, ya que su gran e invulnerables pelaje fue herencia de su madre, la gran e imponente criatura Quimera (con un blindaje natural como el de su hijo, y un potente aliento de fuego).


Constelación Hydra


Otra constelación que se puede observar en la obra de Fernando Gallego, es la Hydra, la cual representa a una serpiente de agua mediante sus 17 estrellas. Según la mitología griega, Hydra es hija del mounstro Tifón y su hija Quimera, por ello es que fue abandonada en un barranco por su abuela Equitna, al darse cuenta de que fue producto de un incesto. Ante ello, la Diosa Hera decidió rescatarla y cuidarla en la Isla de Lerna, bajo un árbol de plátano.


Un detalle cuando le cortan la cabeza a Hydra y de esta brotan otras cabezas, es que gracias a Quimera, una de ellas tendrá el aliento de fuego.


Finalmente, respecto a la Quimera, se dice que los pueblos griegos le encomendaron a Belerofonte deshacerse de ella, siendo enviado para ello al Oráculo de Delfos. En dicha visita, se le dijo que tenía que ser ayudado por un caballo alado, un Pegaso, ya que sin él no podría combatir a la Quimera. Después de una corta búsqueda y lograr domarlo, el Pegaso lo ayudó en su lucha contra la feroz criatura. Finalmente, y después de una lucha furiosa en el cielo, Belerofonte le dio directo en el hocico con una flecha bañada en plomo, a la cual era alérgica la Quimera, ocasionándole así que se le cerrara la garganta y terminara cayendo desde el firmamento a la tierra. Se dice que desde entonces Pegaso cuida el cielo nocturno de la Quimera, por si esta algún día volviera al mundo de los mortales.


Hay versiones que cuentan que los dioses llevaron a la Quimera a la bóveda celeste, presentándola con la imagen de un cordero con una cola de pez, que después nombraron como Capricornio.


Es así, que si echamos un vistazo al cielo nocturno, nos maravillaremos con todo lo que hay afuera de nuestro planeta y quien sabe, tal vez un día de estos encontremos a la Quimera entre las estrellas.





Fuentes:

Hernández, Eliane. (11 mayo 2018). La constelación de Hydra. La República Cultural. https://larepublicacultural.es/fotovid22524 [Figura 4].


Stoppa, Felice. (2014). La constelación de Leo Atlas Coeletis http://www.atlascoelestis.com/Gallego%20visione%20insieme.htm [Figura 3].


Salamanca, Ciudad de cultura y Saberes. Ayuntamiento de Salamanca. https://www.ciudaddecultura.org/


Star Walk. (8 mayo 2021). Todo lo que quieres saber sobre constelaciones. https://starwalk.space/es/news/constellations-all-you-want-to-know


Terejo, C. (agosto 2022). El retorno del Cielo de Salamanca. Investigación y Ciencia. https://www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/la-era-de-los-mamferos-863/el-retorno-del-cielo-de-salamanca-21176


Torres, Diego. (s.f.). Cielo de Salamanca. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. [IMAGEN] https://www.cervantesvirtual.com/portales/diego_de_torres_villarroel/imagenes_torres_salamanca/imagen/torres_salamanca_09/ [Figura 1].



36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo