La marsellesa, una historia de ímpetu

El himno nacional francés originalmente nace con el nombre de Le chant de guerre pour l'armée du Rhin en traducción Canción de guerra para el ejército del Rin, es un canto de batalla, de estancia en el campo entre la naturaleza, lejos del hogar y concebido en Strasbourgo en plena guerra con Austria.


El próximo 14 de julio se conmemoran 233 años de la toma de Bastilla, símbolo del fin de la monarquía absoluta donde la Marsellesa será una protagonista absoluta.


 



Cronología


- 14 de julio de 1789: asalto a la Bastilla.

- 14 de julio de 1790: Primer aniversario del asalto a la Bastilla. Organización de festividades en toda Francia celebrando la unidad nacional, llamadas "fêtes de la Fédération".

- Noche del 25 al 26 de abril de 1792: Oficial destinado en Estrasburgo, Claude-Joseph Rouget de Lisle compone el "Canción de guerra para el ejército del Rin" a petición del alcalde, el barón de Dietrich.

- 21 de junio de 1792: la futura Marsellesa se canta en Marsella, en la calle Thubaneau, en el banquete de los Amigos de la Constitución, por François Mireur.

- 2 de julio de 1792 : salida del batallón marsellés hacia París a pie. La melodía bélica se canta en el camino y durante las diferentes etapas.

- 10 de agosto de 1792 : Esta canción es retomada por los federados de Marsella que participan en la insurrección de las Tullerías como una llamada patriótica a la movilización general. La melodía se llama entonces "Le chant des marseillais", o "El himno de la Marsellesa", y más tarde "La Marsellesa".

- 14 de julio de 1795: Tras un gran éxito, La Marsellesa es declarada canción nacional.

- 1804: Prohibida bajo el Primer Imperio (1804-1815), La Marsellesa también fue prohibida durante la Restauración (1815-1848).

La Restauración (1815-1848), que representa un peligro para la monarquía reinstaurada bajo Luis XVIII, luego Carlos X, y luego a Luis Felipe.

- 1830: Cantada por los revolucionarios y orquestada por Berlioz, La Marsellesa es rechazada unánimemente por Carlos X.

- 14 de febrero de 1879: La Marsellesa se convierte en el himno nacional bajo la Tercera República.

- 14 de julio de 1915: Las cenizas de Rouget de Lisle son trasladadas a los Inválidos.

- 26 de noviembre de 1921: Primera emisión radiofónica de La Marsellesa cantada por Yvonne Brothier en un banquete.

- 1938: Estreno de la película La Marsellesa de Jean Renoir, que describe la Revolución Francesa.

- 1940: Pétain intenta marginar La Marsellesa y prefiere Maréchal nous voilà. La Marsellesa

se convierte entonces en uno de los himnos de la Resistencia.

- 1946: Tras la guerra, la Constitución reconoce La Marsellesa como himno nacional francés y la asocia con la bandera tricolor, el lema de la República y el principio de la democracia.

- 2011: Apertura del Mémorial de la Marsellesa, en Marsella (23 rue Thubaneau), un centro de interpretación del himno nacional el himno nacional adjunto al Museo de Historia de Marsella.






Su autor, Claude-Joseph Rouget de Lisle, nacido en 1760 en Lons-le-Saunier, fue capitán de ingenieros durante la Revolución. En la noche del 25 al 26 de abril de 1792, tras la declaración de guerra del rey de Austria, compuso una pieza en casa del alcalde de Estrasburgo, llamado Dietrich, que tituló "Canción de guerra para el ejército del Rin".


El himno se difundió primero en Alsacia en forma manuscrita o impresa, antes de ser retomado por numerosos editores parisinos. Cantada por los federados de Marsella que participaron en la insurrección de las Tullerías el 10 de agosto de 1792, se extendió de boca en boca y tuvo tanto éxito que fue declarada canción nacional el 14 de julio de 1795.




No existe una única versión de la Marsellesa, que fue musicalizada desde el principio de diversas formas, con o sin canto. Las primeras ediciones no estaban firmadas, lo que suscitó dudas sobre si Rouget de Lisle, un compositor por lo demás bastante mediocre, era realmente el autor. Abrumado por el impacto de su obra, volvió al anonimato después de la Revolución, escribiendo sólo algunas composiciones sin éxito.


Prohibida durante el Imperio y la Restauración, la Marsellesa se recuperó durante la Revolución de 1830. Berlioz escribió una orquestación de la misma, que dedicó a Rouget de Lisle. El rey Luis Felipe prefirió otro himno más moderado, el parisino.





La Tercera República eligió la Marsellesa como himno nacional en 1879, sin definir una armonización oficial. Ante el gran desorden musical que resultaba cuando se reunían diferentes orquestas, había que elegir una versión de referencia. El Ministerio de Guerra se encargó de ello en 1887, a propuesta de una comisión de músicos profesionales.


El 14 de julio de 1915, las cenizas de Rouget de Lisle fueron trasladadas a Les Invalides.


En septiembre de 1944, una circular del Ministerio de Educación recomendó que se cantara la Marsellesa en las escuelas para "celebrar nuestra liberación y nuestros mártires". Su carácter de himno nacional fue reafirmado en el artículo 2 de las constituciones de 1946 y 1958.


El ritmo varió a lo largo de los años: tocado un poco más rápido en el siglo XX que en su composición original, fue ligeramente ralentizado por el presidente Valéry Giscard d'Estaing. Su sucesor, François Mitterrand, volvió a la versión más rápida que prevalece en la actualidad.


A lo largo de sus dos siglos de existencia, la Marsellesa ha inspirado numerosas piezas, desde la ópera hasta el jazz.




Letra / Lettre


Verso / Couplet n°1

Allons enfants de la Patrie,

Le jour de gloire est arrivé !

Contre nous de la tyrannie,

L'étendard sanglant est levé, (bis)

Entendez-vous dans les campagnes

Mugir ces féroces soldats ?

Ils viennent jusque dans vos bras

Égorger vos fils, vos compagnes !


Aux armes, citoyens,

Formez vos bataillons,

Marchons, marchons !

Qu'un sang impur

Abreuve nos sillons


Verso / Couplet n°2

Que veut cette horde d'esclaves, De traîtres, de rois conjurés ? Pour qui ces ignobles entraves, Ces fers dès longtemps préparés ? (bis) Français, pour nous, ah ! quel outrage Quels transports il doit exciter ! C'est nous qu'on ose méditer De rendre à l'antique esclavage


Verso / Couplet n°3

Quoi ! des cohortes étrangères

Feraient la loi dans nos foyers !

Quoi ! ces phalanges mercenaires

Terrasseraient nos fiers guerriers !

(bis)

Grand Dieu ! par des mains

enchaînées Nos fronts sous le joug se

ploieraient

De vils despotes deviendraient

Les maîtres de nos destinées !


Verso / Couplet n°4

Tremblez, tyrans et vous perfides

L'opprobre de tous les partis,

Tremblez ! vos projets parricides

Vont enfin recevoir leurs prix ! (bis)

Tout est soldat pour vous combattre,

S'ils tombent, nos jeunes héros,

La terre en produit de nouveaux,

Contre vous tout prêts à se battre !


Verso / Couplet n°5

Français, en guerriers magnanimes,

Portez ou retenez vos coups !

Épargnez ces tristes victimes,

À regret s'armant contre nous. (bis)

Mais ces despotes sanguinaires,

Mais ces complices de Bouillé,

Tous ces tigres qui, sans pitié,

Déchirent le sein de leur mère !


Verso / Couplet n°6

Amour sacré de la Patrie,

Conduis, soutiens nos bras vengeurs

Liberté, Liberté chérie,

Combats avec tes défenseurs ! (bis)

Sous nos drapeaux que la victoire

Accoure à tes mâles accents,

Que tes ennemis expirants

Voient ton triomphe et notre gloire !


Verso / Couplet n°7

Nous entrerons dans la carrière

Quand nos aînés n'y seront plus,

Nous y trouverons leur poussière,

Et la trace de leurs vertus, (bis)

Bien moins jaloux de leur survivre,

Que de partager leur cercueil,

Nous aurons le sublime orgueil,

De les venger ou de les suivre


El séptimo verso, cuyo autor sigue siendo desconocido hasta hoy, fue añadido en 1792.

Le septième couplet, dont l'auteur reste à ce jour inconnu, a été ajouté en 1792.




 

Referencias

Élisée https://www.elysee.fr/la-presidence/la-marseillaise-de-rouget-de-lisle


Marseille tourisme

https://www.marseilletourisme.fr/fr/que-voir/patrimoine-culture/monuments/memorial-marseillaise/


Musée Historie de Marsella

https://www.musee-histoire-marseille-voie-historique.fr/fr



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo