La Intervención de Francia en México, y la Invención de Latinoamérica por Napoleón III (1861-1867)

Actualizado: 11 de sep de 2021

Carlos-Luis Napoleón Bonaparte es el ultimo presidente de la Segunda República Francesa en 1848. No obstante, por un golpe de estado, se vuelve Emperador de los franceses bajo el nombre de Napoleón III en 1851, siguiendo a su tío, Napoleón I (1), y a su primo Napoleón II (2). Una década corrió desde que él está a cargo del país, y es la primera vez de su reinado que la sangre se vertió en Europa Occidental, durante la Segunda Guerra de Independencia italiana (1859) (3).


Francia ayuda el rey de Piamonte-Cerdeña en contra del Emperador de Austria de manera a tomar la Italia del Norte a la casa de Habsburgo, es decir la Lombardía y el Véneto, para cederla a la casa de Saboya, y permitir la reunificación de Italia bajo esta dinastía. Pero, por el Armisticio de Villafranca di Verona entre Francia y Austria, Víctor-Manuel II de Piemonte- Cerdeña (4) obtiene la Lombardía, y Francisco-José de Austria (5) obtiene el Véneto.



En intercambio, por el Tratado de Turín, Napoleón III obtiene por Víctor-Manuel II de Saboya la adquisición de territorios al Oeste de los Alpes. Obtiene por plebiscito la posesión del Condado de Niza y del Ducado de Saboya, aunque los habitantes de estas dos provincias habrían querido la unión con la República de Ginebra y la Confederación Suiza. Inglaterra y Prusia están opuestos a esta nueva adquisición de Francia. Prusia ve ahí una voluntad de expansionismo francés haciendo a expensas de la Confederación Germánica (el Antiguo Santo-Imperio Romano Germánico (SIRG)). Para ellos, la toma del vertiente occidental de los Alpes podría continuar por la toma futura de la ribera izquierda del Rin por Francia.



Te gusta la historia y ¿Quieres profundizar en este tema?

¿Te gustaría asisitir a breves charlas de la historia no contada?




En 1860 y eso hasta 1870, el segundo imperio entra en su fase llamada ‘liberal’, terminando la fase anterior llamada ‘Autoritaria’ (1852-1860) y proteccionista.  En 1861 Guillermo I (6) se vuelve rey de Prusia y Otto von Bismarck (7) se vuelve en 1862 su ministro-presidente y también su ministro de los asuntos extranjeros y embajador. El hijo de Guillermo I, el futuro Federico III (8) (Casa alemana de Hohenzollern), se casa con la hija mayor de la Reina del Reino-Unido Victoria (9) (Casa alemana de Hannover), del mismo nombre que su madre (10). Hay del otro lado del Océano Atlántico, en México, la guerra de Reforma que prosigue desde la investidura de Benito Juárez (11) en 1858. Hace tres años que el Partido liberal en el poder se opone al Partido Conservador de Miramón (12), el cual quiere  reponer un Borbón o un Habsburgo sobre el trono, y que está apoyado por el Arzobispo de México (13) y la Iglesia Católica, mientras que en Europa Napoleón III protege Roma y los Estados Pontificales contra la Unificación italiana dirigida por el nizardo Garibaldi (14). Desde la Independencia de México (Antiguo Virreinato de Nueva-España) del Imperio Español en 1821, el Estado teniendo las cajas vacías se ha visto prestar dinero por las potencias europeas como Inglaterra o Francia, y también por los banqueros suizos.  El pago de la deuda es el principal problema de Juárez, 40 años después de la independencia, o sea un año de Imperio bajo Iturbide (15) (1822-1823), de origen navarro, y 39 años de República. En consecuencia, el banquero suizo Jecker (16) se acercó del Duque de Morny (17), medio-hermano maternal de Napoleón III. De todas maneras, México era según Rouher (18), presidente del consejo de Estado francés, igualmente llamado ‘Vice-Emperador’, el ‘Gran pensamiento del Reinado’ de Napoleón III. El sobrino de Napoleón I, quería hacer un gran imperio latín en América que compensaría los Estados-Unidos Anglo-sajones y protestantes. El Emperador dice sobre este tema: ‘Si México conserva su independencia y mantiene la integralidad de su territorio, si un gobierno estable se constituye allá con la asistencia de Francia, habremos devuelto a la raza latina del otro lado del océano su fuerza y su prestigio.’ En efecto, México perdió en 1823 lo que se volverá la República federal de América central (Guatemala, Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica) al sur, y la Alta o Nueva California, Nuevo México y Tejas al norte en consecuencia de la guerra americano-mexicana de 1846-1848.




Al mismo momento, la Guerra de Secesión (American Civil War) entre la Unión y la Confederación empieza en los Estados-Unidos, un año después de su separación formal por la reforma sobre la esclavitud del presidente Lincoln (19). Ahí la oportunidad que esperaba Napoleón III. Pero si él y su corte están en favor del Sur Confederalista, la opinión pública está en favor de Nueva York y el Norte Unionista. Por esta razón, no podrá reconocer la confederación y mandarle navíos para atajar el bloqueo de la Unión como le pidió Slidell (20).


La Intervención de México es impopular en Francia. El partido Bonapartista está dividido,

mientras que el Partido Legitimista (monarquía absoluta) y el Partido Republicano están en

contra, y mientras que el Partido Orleanista (monarquía constitucional) está en favor.


Consiguiente a la Convención de Londres (1861) el Reino-Unido, Francia y España piden cuentas a México. 9.000 hombres, cuyo 3.000 franceses se dirigen hacia el puerto mexicano de Veracruz. Veracruz es el puerto colonial el mas antiguo y el mas importante del Golfo de México y del dicho ‘Mediterráneo americano’ (las Antillas/el Caribe). A través del general español Prim i Prats (21), los ingleses y los españoles firman la Convención de la Soledad con Juárez


Napoleón III no reconoce Juárez, solo reconoce Miramón y manda 30.000 hombres suplementarios bajo la dirección del general Forey (22), para apoyar los 3.000 hombres ya en

el lugar. En mayo 1862 los franceses asedian Puebla que se encuentra a 135 km al sur-este de la capital, y un largo año después, en Mayo 1863, la ciudad en este entonces controlada por los juaristas cae.