La vida cínica Parte III


Pseudónimo | Ave Nocturna

Recopilación de la publicación "No muchas aves cantan" | Yann Bultez


Frans Masereel, Passionate Journey-My Book of Hours, 1919

Instante

llego a casa con un pastel

estoy contento pues se lo daré a la única mujer que me espera

con preocupación.

−¡vienes borracho

ni ha cinturonazos entiendes!

está enojada pero al pasar las rebanadas

olvidamos

que la vida nos hace encabronar.

Tratando de tener fe

cada que me quito los calcetines

te busco en las grietas de los pies

éstas tienen un parecido

con los laberintos de concreto

del metro Pantitlán

con un poco de herpes

transitando estos pasajes

sin una razón más que chingar

la carne.

carne a punto de reventar

en los tenis

suda suda

no encontraras a Dios

en la mirada de los ancianos

en el sonreír de los niños

ni en la última gota de vodka

mucho menos en la iglesia

así que paremos juntos la búsqueda y

vayamos por Lucía

para calmar las ganas de reventar en otro cuerpo

estas ganas de no pensar más que en el momento

y de olvidar la ciudad.

Pensando

hay meses