Análisis DAFO aplicado a un proyecto cultural. Caso real

Actualizado: 6 mar

La Gestión Cultural desde una dimensión espacial. Parte 2


En nuestro texto anterior abordamos el círculo hermenéutico de Gadamer para poner en el centro las cualidades físicas del espacio/paisaje, y lanzar algunas preguntas asociadas a nuestra incursión en él, a través de un proyecto artístico/cultural.


Las preguntas del entorno realizadas en el artículo anterior fueron:


¿Cuál es el desarrollo técnico del territorio?

¿Cómo está conectado con la ciudad?

¿Cómo es el clima en cada estación?

¿Cuál es mi situación geográfica con respecto al sitio elegido?

¿Qué oportunidades hay de moverlo hacia otros sitios cercanos?

¿Cuál es la percepción que tengo del espacio?


Las preguntas sobre nuestro proyecto fueron:


¿Cuáles son las posibilidades de espacios para mi proyecto?

¿Cuál es la fecha ideal para su realización?

¿Domino el idioma, lengua?

¿Qué tanto conozco la dinámica del sitio?

¿Cuáles son los medios de comunicación disponibles?

¿Qué actividades realizan en los centros culturales identificados?

¿Cuáles son los requisitos para entrar en esos espacios?


 

Las cuestiones anteriores nos llevan irremediablemente a realizar la primera evaluación ¿Es viable lo que estoy pensando? La palabra viable significa que puede ser realizado, es un concepto asociado a lo técnico pero también a lo económico y tiene un arma de doble filo. Este DAFO arrojará las primeras complicaciones e incertidumbres que pueden “desanimarnos” o invadirnos con un sentimiento de frustración, al sentir que de forma inmediata es totalmente inviable porque no se cuentan con los recursos económicos, técnicos, de equipo e incluso de sitio, pero ¡es justo lo que necesitamos saber! ¿Cuál es su realidad? para darle una vuelta, aplicar estrategias y hacerlo posible.


Vamos a este caso real (se han modificado datos y omitido nombres para cumplir con la privacidad). El proyecto ha sido realizado en Ciudad de México durante 2 ediciones y tras 6 años de suspensión, se desea retomar actividad con el objetivo de internacionalizarse, es decir, llevarse a cabo en España concretamente en Barcelona.


Para visualizarlo de manera general nos centraremos en al menos en 5 puntos principales intentando que cada uno se relacione, es decir, si en el punto 1 se habla de dinero como por ejemplo en Debilidades, correlacionamos ese mismo punto pero en Amenaza, a simple vista también funcionará de comparativo y generará un orden.


Imagen con un análisis FODA aplicado a un proyecto cultural
DAFO, FODA O SWOT Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas


Nuestro DAFO arroja los siguientes resultados y preguntas:

Tenemos un proyecto que desde hace mucho tiempo no se mueve ni física ni digitalmente, así que el primer paso es realizar una actualización completa de información y reciclar datos. La redacción para esta primera etapa es lo más importante, pues permite que se vayan clarificando las cosas y sobre todo, el planteamiento del objetivo debe cambiar y adaptarse a la situación geográfica de Barcelona, junto a su lenguaje y tendencias artísticas sin perder su esencia. Para ello hay que investigar sobre la ciudad y sus barrios, pues cada uno tiene cualidades muy particulares y están dirigidos incluso a un tipo de público totalmente distinto.


Siguiente ¿Cuál es el nuevo objetivo por alcanzar?

Si ya se contó con dos ediciones anteriores es revalorar qué se logró, cuáles fueron las colaboraciones logradas y cómo contribuyeron a su realización:

¿En esta edición aún me sirven? Si la respuesta es sí, entonces manos a la obra, tras la actualización de información crearemos un nuevo dossier donde se incluya todo lo pasado, haciendo una jerarquización de información con la mirada hacia el futuro, es decir, a dónde nos encaminamos esta vez.


Por el contrario si la respuesta es no, entonces hay que preguntarse:

¿Qué colaboraciones necesito para llegar a Barcelona?

¿Qué apoyos representan un salto cualitativo para el proyecto?

¿Cuáles me sirven para llegar al objetivo de esta nueva edición?


Una buena dosis de honestidad e imaginación harán que el proyecto “reviente”, es el momento de montarlo en un cohete y hacerlo que despegue. Las proporciones de exposición que se tendrán tanto a nivel personal como del proyecto se van a magnificar, y en ese mismo sentido hay que prepararse para iniciar el reto de profesionalizar nuestro perfil y el proyecto para llevarlo al siguiente nivel. Si la idea es tenerlo en Barcelona, no hay razón para seguir pensando en lo que funciona a nivel local, porque no podremos presentarlo en el extranjero tal como se haría en Ciudad de México, pues las exigencias son otras, requieren mayor calidad a distintos niveles y coherencia con la información proporcionada.


En nuestro caso de estudio, el reto ha sido renovar su imagen y adherirlo a células culturales más grandes, pues aunque a simple vista parece un proyecto individual que puede realizarse de manera independiente y en cualquier momento, lo cierto es que sus necesidades de vínculos con participantes de una disciplina muy concreta, invitan a que forme parte de algo más grande y tiren del proyecto para revitalizarlo desde sus cimientos, recordemos que lleva 6 años inoperativo. A esto le llamaremos estratégia cultural aplicada.


Ahora, para el replanteamiento del proyecto implica que en el objetivo se piense qué queremos lograr con la realización a modo presente, y preguntarnos dónde queremos ver el proyecto en una meta corta por ejemplo 3 años, intentando pensar ¿Cómo va a impactar el hecho de que se realice en Barcelona? para su futura meta.


Aquí es necesario soñar tan libre y tan alto como sea posible, porque las posibilidades son enormes y por ahí dicen, el que busca encuentra.


¿Dónde quieres estar? pues es ahí donde tienes que buscar, sin planes B.



Para continuar la proyección es necesario establecer la fecha de realización vigilando el calendario nacional de la ciudad donde vamos a llegar, así como mapear los sitios donde sería posible solicitar espacios revisando previamente ¿qué hace ese sitio? Más allá de nuestro gusto o posibilidad de alcance, lo ideal es que su actividad empate o se alinee de cierta manera con nuestro objetivo final y las características del propio proyecto.


Para cerrar esta etapa proyectaremos:

¿Qué vamos a realizar? es decir, qué actividades haremos y a partir de ahí dimensionar las necesidades de recursos: materiales, espaciales, técnicos, humanos y económicos llegando así, a la conclusión: ¿Es viable tal como se presenta? si la respuesta es sí entonces realizaremos un plan de trabajo para avanzar de manera integral. Si la respuesta es no, generalmente se trata de una cuestión de recursos económicos y para alcanzarlos, es necesario que el proyecto apele a fuentes de financiación que quizá nunca consideró: cobro de entradas, cobro por aplicación, integración de servicios, merchandising, aplicación a convocatorias nacionales e internacionales, crowdfounding, entre otros.


En el siguiente artículo abordaremos la creación del dossier, pieza clave y presentación esencial del proyde a otros. Espéralo al 15 de marzo.



 


Si has llegado a este punto y necesitas asesoría escríbenos:

Mail: rizomarte.org@gmail.com

Whatsapp: +33 751303366


Ofrecemos charlas gratuitas para la revisión y propuestas de estrategias para su realización.



 

También, puedes registrar tu proyecto aqui para solicitar una evaluación.

En menos de 72 horas nos pondremos en contacto contigo.


¡Tú decides si colaboramos!


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo