Fusionando historias en el Barrio del Oeste, Salamanca; Mayté Ángeles


Si en algún momento de tu vida, te preguntaran ¿cómo intervenir tu espacio? ¿Qué harías, a qué recurrirías? ¿Te lo has preguntado? ¿Qué es lo primero que se te viene a la mente?

No es mi intención llenarte de preguntas, es más bien una propuesta. Y es que ahora abordaremos un tema muy especial que tiene que ver con el arte urbano, la intervención del espacio con una perspectiva de opinión, reflexión de antecedentes colectivos; en donde la experiencia marcan a quienes crean y a quienes la habitan, logrando un sentido comunitario. -sin importar país, o religión- por lo tanto la expansión es sin duda una vertiente. Porque el arte es visto como un ejecutante de la expresión, de lo que está oculto o expuesto, aquel interlocutor que dialoga y crea un medio para comunicarnos.

Mayte Ángeles realizó una intervención en el barrio del Oeste con el proyecto artístico titulado “El Barrio Florece” que consistió en recoger los deseos que sus vecinos, así como la imagen que estos tienen del espacio en el que viven, juntándolos en una misma expresión artística: las flores blancas elaboradas con bolsas de plástico recicladas.

Su presencia en la USAL se debió al Programa de Capacitación en Métodos de Investigación SEP-UNAM-FUNAM 2016, coordinado por la Oficina de Representación de la USAL en México, y la Dirección General de Cooperación e Internacionalización de la UNAM. La artista ejecutó el proyecto dentro de las actividades propuestas en el Máster en Regeneración, Rehabilitación y Diseño de la Universidad de Salamanca, formando parte de las tareas de su estancia de investigación; actividad que fue posible gracias a la mediación de los profesores de la Universidad de Salamanca y tutores de la alumna, María Sortino y Luis Barrero, así como de la Asociación ZOES, gestora de las actividades culturales del Barrio del Oeste, incluyendo la Galería Urbana.


El Barrio del Oeste en Salamanca tiene sus inicios en 1570 con la fundación del Convento de Carmelitas. Actualmente las ruinas de este convento se encuentran en la Iglesia de Monte Carmelo . Es en la época de construcción del Convento de Carmelitas cuando surge el Barrio del Oeste con la construcción de casas bajas rodeando el edificio santo: en la actualidad este espacio constituye la Plaza de Carmelitas.A principios de 1960 el barrio comienza a crecer en torno a Plaza Carmelitas de manera desigual. El ensanche delimita al norte con la Avenida Federico de Anaya. Al Noroeste surgen los barrios de Vidal, San Bernardo, Pizarrales y Oeste, estructurados en base a la avenida de Villamayor (antiguo camino a Villamayor). Es en esta época cuando en el Barrio del Oeste se empiezan a construir la gran mayoría de edificios. Las primeras viviendas construidas fueron en todo el entorno del edificio religioso del antiguo Convento de Carmelitas en la actual Plaza de Carmelitas. Durante centenares de años, entre estas construcciones y el centro de la ciudad, no había nada más que campo.

Información y fotografías tomadas de la página del Zoes

Entrevista realizada a Mayte luego de que la USAL publicara de manera oficial su intervención en las redes digitales. Nuestro interés por acercarnos a ella y su trabajo responde a conocer su visión del barrio desde los ojos pasajeros de un chica extranjera, que imprime su perspectiva inicial apropiándose del movimiento que la Asociación de vecinos ejerce sobre la ciudad de Salamanca. Resulta interesante que la pieza final logró capturar la esencia del barrio que puede ser percibida por la gente que a diario convive en él. Esto nos lleva a reflexionar en el habla y escucha de los espacios, hay algunos que parece que han interiorizado su causa y en cada paso por sus calles explican inmaterialmente las razones de su existencia.

R: ¿Cuál es el impacto del arte urbano? ¿Cómo trasciende en el espacio?

MA: Pues sus alcances pueden ser muchos, me parece que depende de las intenciones y las consideraciones que cada proyecto tiene. El modificar para bien la experiencia del transeúnte, o su forma de experimentar y ejercer el espacio me parece fundamental.

R: ¿Qué artistas te han estimulado para continuar con tu trabajo?

MA: El trabajo de Olafur Eliasson y sus reflexiones en cuanto al espacio y el tiempo, y la experiencia de estos me ha sido sumamente significativo. De Anselm Kiefer me encantan sus xilografías principalmente, pero en general sus procesos y reflexiones en cuanto a la materia me han influido mucho. De Richard Serra y Bacherlard sus consideraciones sobre el espacio. Del proyecto de Basurama me encantan sus ideas y proyectos, sobre todo la coherencia que tienen, y los grandes alcances que han logrado son un gran estimulo, y me resulta determinante su claridad de que el enunciar desde un único campo siempre es limitante y cerrado, pues el hacer comunidad se puede y se debe hacer de distintas formas. El proyecto de Paisaje Social, también tiene muy presente el hacer comunidad, y el acercarse también a quien no está inmerso en el medio del arte, a quienes no son expertos, para generar una mejora.



R: ¿Cuáles son tus fuentes de estudio y qué le puedes recomendar a los interesados en tu trabajo?

MA: Los textos de Basurama me parecen imprescindibles hoy día; también Habitar del arquitecto Juhani Pallasmaa, Leer es respirar, es devenir , los escritos de Olafur Eliasson, El andar como practica estética de Francesco Careri, también se disfruta bastante Las posibilidades de una casa de Erick Alonso, Elogio de la vagancia de Guillermo Fadanelli.

R: ¿Qué piensas de la producción artística actual?

AM: Pues la producción cultural en general responde al tipo de sociedad de la que nace, y en ese sentido el compromiso que tiene cada artista puede ser hacia distintas cosas y sus motivos distintos. Hay una gran variedad, producciones con mucha calidad aunque no todo es reconocido, y también se están produciendo cosas light, a veces gratuitas, pero muy costosas y validadas.

R: ¿Qué es lo que produces y a qué te dedicas en México?

MA: Estoy terminando mis estudios de Artes Visuales, lo que tiene un poco que ver con que mi producción se ha centrado últimamente en la gráfica, estampa y dibujo, pero me interesa bastante la intervención directa de espacios públicos.


R: ¿Cuál es tu perspectiva del arte en México?

MA: Me parece que como en el resto del mundo hay mucha variedad, unas cosas mejores que otras. Veo qué hay una gran producción de obra gráfica, también están surgiendo muchos nuevos proyectos que buscan formas distintas de hacer las cosas y que relacionan muchas disciplinas, muchas mentes y que llegar a distintas personas, y eso me parece muy bueno. También me parecen muy buenas y ricas las relaciones que se hacen con creadores de otros países, especialmente con artistas de América Latina.

R: ¿Para ti qué es viajar?

MA: Creo que es una experiencia importantísima. Es enfrentarse al mundo de un modo distinto al habitual, es hacer acuerdos con lo otro, conocerlo, aportarle algo y apropiarnos de un poco de él. No creo necesario el cambiar de ubicación, de imágenes y de sensaciones para renovarnos, pero vaya que ayuda. Una cultura distinta siempre nos hace enfrentarnos a nosotros mismos, es una oportunidad para aprender, para cuestionar nuestras ideas, y llegar a nuestros lugares, y no lo digo en un sentido literal.

R: ¿Cuál es el objetivo de tu colaboración en el Barrio del Oeste?

MA: Pues había varios. Primero como persona externa a la comunidad me era importante sondear de alguna manera la experiencia del Barrio mismo, por sus habitantes y por los que no lo eran. También me parecía necesario mostrar eso mismo, el sentido de comunidad, en algo llamativo, al final visibilizarlo. Una parte importante de la pieza era el hacer tangible, aunque de manera un tanto poética, que el vivir en grupo, y más aún al aspirar a crear comunidad, hacer barrio, involucra a todos, y que debe de haber espacio para todas las voces; que el desear, pensar y proponer es un gran paso, aunque no el único, es un gran camino. La temporalidad y la fragilidad de la intervención también es relevante en este sentido.


R: ¿Qué te inspiró a realizar este proyecto en Salamanca?

MA: Pienso que fueron varias cosas. Es un proyecto que se relaciona mucho con otros anteriores, y con mis intereses de sociabilizar más las investigaciones y proyectos. María Sortino desde ese momento es una de mis grandes inspiraciones. También influyó mucho mi condición transitoria, y la intención de incluir dos grandes visiones distintas en un solo proyecto, las de los habitantes de Salamanca, la de mis compañeros mexicanos que vivimos en ella durante un mes. Y un ultimo factor que tuvo que ver con la forma de la intervención fue el invierno y los árboles caducifóleos.

R: ¿Por qué Salamanca?

MA: Bueno, pues por parte de la UNAM, la SEP y la USAL salió la oportunidad de cursas un seminario que me llevó allá. La idea de estudiar en esa universidad tan importante y que además es un antecedente de mi casa de estudios me pareció estupenda.

R: ¿Por qué elegiste el Barrio del Oeste?

MA: Estuve en la ciudad durante un periodo corto, pero aún así el Barrio del Oeste y ZOES habían llamado ya mi atención gracias a María Sortino, coordinadora del MADin de la USAL, que me compartió proyectos como el Radio del Oeste, o la Galería urbana, así que antes de llegar ya tenía ganas de andar toda la ciudad hasta el ultimo recoveco. Así descubrí que a pesar de ser una ciudad muy pequeña habían mucho interés por mejorar el barrio, por crear unión, y gracias a la asociación, era más visible en el Oeste.


R: ¿Cómo crees que el arte puede intervenir en la sociedad?

MA: Creo que es un medio muy rico y con múltiples posibilidades para hacer visibles cosas que a veces se dejan de lado a pesar de ser importantes y que nos afectan de muchas maneras.

En este sentido, el arte que se cierra intencionalmente solo contribuye al vivir light, a medias, a las políticas jerárquicas y lucrativas, a continuar produciendo industrialmente modos de vida mediados.

R: ¿En qué consiste tu investigación para la intervención que realizarás?

MA: Estuve revisado varios textos sobre arte participativo, varios de Basurama sobre la precariedad como modo de cooperación, y la cooperación como medio de nutrir la abundancia. También revisé proyectos de intervención urbana, o participativos como el que se realizan en Tetuán, Madrid, el de Mesas floridas de paisaje social, o proyectos de Carmen Rossette, Javier Abad Molina, entre otros. Y por su puesto el salir a las calles, o en los pasillos o el comedor de la residencia o la universidad, preguntar a la gente de a pie.

R: ¿Qué otros proyectos realizas aparte de éste?

MA: Ahora mismo estoy realizando uno sobre el habitar en la Ciudad México.

#Salamanca #mujeres #urbano #universidad

63 vistas

Contacto:

rizomarte.org@gmail.com

+ 34 654 497 572

Barcelona, España