Árbol de Porfirio II


Segunda parte de la investigación para la convocatoria "Crea el logotipo de RIZOMARTE"

Télécharge l'article en français

El griego Diogenes Laercio[1] reúne en Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres los escritos de los fundadores de las distintas escuelas de filosofía y sus continuadores, empezando con los presocráticos como Tales[2] y su discípulo Anaximandro[3] de la Escuela de Mileto, el discípulo de Anaximandro Pitágoras [4] y el Pitagorismo, hasta Sócrates [5]. Continúa con Platón y la Academia, el Cinismo de Antistenes[6] y su discípulo Diógenes de Sínope[7], Zenón de Citio[8] y el estoicismo, Epicuro[9] y el epicureísmo, hasta los filósofos romanos. También reúne muchas obras de Aristóteles y el Liceo, entre ellas las que tratan de la lógica con el título de Órganon (de Órgano, Herramienta, Instrumento en griego). En este último se incluye el libro de Las Categorías, obra mayor de Aristóteles y del pensamiento occidental.

Para entender el árbol de Porfirio y su autor, hay que volver sobre el problema de los universales, que es el nombramiento y la definición de todo lo creado por el universo, establecido por Platón y Aristóteles. Este último en su búsqueda de la sabiduría, desarrolla conceptos que mejoran o que se oponen a los de su antiguo maestro. La diferencia de percepción se halla en la oposición del concepto de idealismo en dos filosofías la del conocimiento y la del espíritu, visibles en las ciencias naturales y las ciencias humanas y sociales. Pero de esta oposición surgen otras dos, la dualidad por una parte, entre el idealismo y el realismo[10] en la filosofía del conocimiento, y por otra, el idealismo y el materialismo[11] centrado en la filosofía del espíritu. A estas se le puede añadir la también clásica oposición entre el racionalismo[12] y el pragmatismo[13]. Es decir, son clasificaciones que opusieron no solamente los pensadores sino cualquier ser humano antes de Platón y Aristóteles hace 3000 años, y quizá antes de las primeras civilizaciones urbanas y del desarrollo de la escritura hace 10 000 años en Mesopotamia, o durante el comunismo primitivo[14] de las poblaciones humanas nómadas, mediante la facultad de pensar y tener sentidos. Los sentidos por su parte, tienen tres significados: primero, como significaciones o representaciones; segundo, como emociones o sentimientos; tercero, como dirección.


Scuola di Atene (La Escuela de Atenas) Raffaello Santi (Rafael), pintor y arquitecto humanista de Urbino, siglos XV y XVI

Las tres categorías duales anteriores se desarrollan así:

1.- El idealismo en la filosofía del conocimiento considera que hay un mundo construido socioculturalmente por la mente, mientras que el realismo considera que el mundo externo tiene una existencia independiente de la conciencia o del conocimiento que se puede tener de él. Aquí se trata de la comparación u oposición de dos elementos, el idealismo como inteligible de Platón aunque pudiera ser también realista, y el realismo como sensible de Aristóteles.

2 -El idealismo de la filosofía del espíritu de Aristóteles, maestro del futuro Alejandro el Grande, macedonio como él, considera que el espiritu es el sustrato de la materia mientras que el materialismo considera que la materia es el sustrato del espíritu. En bases al idealismo creó la filosofía de la Naturaleza, o física en griego, y lo que llamaba la “Filosofía primera”, obra llamada Metafísica por sus discípulos Teofrasto o Andronico de Rodas.

Después de la traducción de la Metafísica de Aristóteles, fue interpretada en la Edad Media por los musulmanes, el persa Avicena[15] y el Andaluz Averroes[16] comparándola con el Corán. En el caso de los cristianos el escolástico napolitano Santo Tomas de Aquino[17] hizo la comparación con la Biblia-compuesta de la Tanaj judia o antiguo testamento, el nuevo testamento cristiano, con la nueva disciplina de la teología. A su vez, la escuela de Salamanca desarrolla la doctrina de Santo Tomas de Aquino teniendo entre sus pensadores a Francisco de Vitoria[18].


Dialogo entre Averroes de Cordoba, siglo XII d.c. y Porfirio de Tiro, siglo III d.c. (Parte de abajo)

Liber de herbis et plantis (Libro de hierbas y plantas), Manfredus de Monte Imperiali, Reino de Sicilia de los Hohenstaufen del Sacro Imperio Romano Germánico. Gallica-Bibliothèque Nationale de France

Porfirio junto a Plotino, hicieron una re-interpretación de Platón mezclada con el misticismo de Pitágoras y las religiones de Oriente Medio. Concebían un idealismo de la filosofía del espíritu y este idealismo era un Monismo[19], es decir que cuerpo y espíritu formaban uno solo. Es diferente del dualismo del monoteísmo[20] cristiano, religión oriental de la época de Porfirio, en la que existe una dualidad materia-espíritu que prevalece hasta hoy.

El monismo de Porfirio afirma que sólo hay Espíritu, esta idea se transmitió a los filósofos neo-platonicos bizantinos Georgios Gemistos Pletón[21], Ioannis Argiropoulos[22], y luego a los florentinos (de la República de Florencia) Marsilio Ficino[23], Giovanni Pico della Mirandola[24], los Medici[25] de la Academia de Florencia y del Renacimiento Italiano. El pensamiento neo-platónico de Porfirio era